Tel: 976 25 37 57 -

La cistitis masculina

La cistitis masculina

En nuestra clínica urológica en Zaragoza hemos atendido a muchos pacientes que sufrían de manera crónica cistitis, una enfermedad que, aunque es sufrida en mayor medida por las mujeres, también puede ser padecida por los hombres. En este post te vamos a contar las principales características de esta enfermedad cuando son los varones los que la sufren.
 
Si hablamos de síntomas, la cistitis masculina y la femenina no son muy diferentes. Los hombres que sufren esta dolencia también notan dolor o ardor a la hora de miccionar, especialmente al comienzo y al final del acto, sensación constante (y falsa) de ganas de hacer pis, dolor en la zona del hueso púbico, color de orina más oscuro y en ocasiones presencia de sangre en ella. También hay casos en los que, al tratarse de una infección, la persona que la padece siente malestar e incluso tiene algo de fiebre.

Es más frecuente que la sufran los varones de más de 50 años ya que en el caso de los hombres, la infección de orina suele estar relacionada con el agrandamiento del tamaño de la próstata. Esto no quiere decir que no pueda padecerse antes por diferentes motivos, pero sí será a partir de esta edad cuando resulte más habitual. Sobra decir que ante la aparición de los primeros síntomas, es fundamental acudir a una clínica urológica en Zaragoza para determinar si efectivamente se trata de un problema de cistitis o si estamos ante otro tipo de lesión o enfermedad.

Y al igual que ocurre en las mujeres, esta infección no suele revestir grandes complicaciones y tiende a desaparecer después de unos días con la ayuda de fármacos específicos. Aunque tampoco está de más realizar un cultivo o un análisis más exhaustivo de los órganos asociados a la función urinaria si se producen con mucha frecuencia.

En la clínica del Dr. Ángel Roncalés Badal te garantizamos una atención personaliza para poder detectar a tiempo cualquier enfermedad urológica. Ven a vernos si padeces algún tipo de trastorno, sin olvidar que las revisiones periódicas son igual de importantes.